Puerta Abierta

¿CUÁL ES LA LLAVE?
SIETE CONSIDERACIONES PARA APROVECHAR OPORTUNIDADES

Cita bíblica: “16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. (Mateo 16:16-19)

¡Cuántas veces nos ha sucedido que tenemos un llavero con una docena de llaves y qué difícil se hace encontrar la llave que necesitamos! Principalmente, si estás apurado o si tienes poca luz para ver. ¿Verdad?

Así que pruebas con una llave y esa no es. Luego, tanteas y buscas otra, pero de nuevo te equivocas. Y resulta que, aunque era una llave que se parecía, ¡esa tampoco era! Y así poco a poco te vas impacientando cada vez más, especialmente si tienes urgencia por entrar por esa puerta. Y si te desesperas, más se te dificulta buscar y por consiguiente, más te equivocas. Y entonces, ¿qué haces?

Bueno, finalmente y después de muchos intentos fallidos, respiras profundo, te armas de paciencia y templanza y decides volver a probar más cuidadosamente (inclusive con aquellas llaves que ya habías descartado). Y sucede que justo con la llave que menos esperabas, a veces la última que pruebas… ¡Zas!, se abre la puerta. ¡Esa, precisamente, era la llave que tú necesitabas! A VECES, LA ÚLTIMA LLAVE DEL LLAVERO ES LA QUE ABRE TU CERRADURA:

Cualquier parecido con la vida real es pura coincidencia… Veamos siete consideraciones importantes para tener la llave que nos permita ingresar por la puerta de las oportunidades que se nos van a presentar en la vida.

1.- DIOS TIENE EN SUS MANOS EL LLAVERO COMPLETO PARA TODAS LAS PUERTAS QUE NECESITAS ABRIR.

Jesús le dijo a Pedro a ti te daré las llaves del reino de los cielos. Las llaves vienen a nosotros cuando Cristo es revelado a nuestras vidas. Cuan entendemos quién es El, no sólo como salvador, sino también como Señor que esta sentado en el trono a la diestra del Padre, que reina y gobierna sobre todo, que por medio de él provienen las riquezas de su gracia y de su gloria para cada uno, entonces, se nos otorgarán llaves del reino que nos permitirán abrir puertas, poseer dominios y reinos en la tierra. Pero no pretendas que él te entregue todas las llaves juntas, pues solo te complicarías la vida.

Considera estas poderosas Escrituras que son promesas de Dios para nosotros. “17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.” (Génesis 22:17).

“Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá.” (Isaías 22:22) “Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos…” (Isaías 45:2)

Permítele al Señor que vaya poniendo en tus manos una llave a la vez, para abrir tan solo tu siguiente puerta…. Digamos todos, ¡Amado Cristo Jesús, revélame más de ti. Revélate en mi vida. Dame las llaves del Reino para cada oportunidad!